Definir objetivos parece sencillo pero en realidad puede ser una trampa para nuestra vida. Normalmente nos encontramos con personas con objetivos sin ninguna relevancia y utilidad. La realidad es que no nos enseñan de pequeños cómo establecer objetivos que realmente nos hagan conseguir los resultados que queremos.