Un ser querido es una persona a la cual queremos de manera especial y, además, es parte de nuestra familia o de nuestro círculo más íntimo de amistades. Muchas personas tienen proyectos importantes, negocios, inversiones que atender… pero ¿qué pasa cuando perdemos un ser querido y tenemos proyectos que no podemos dejar de lado? ¿Qué sería lo más prudente? ¿Se puede levantar alguien de un golpe tan duro sin que afecte a sus compromisos?